lunes, marzo 22, 2010

Etica para twitter

¿Hay una ética twittera? ¿Existen algunos principios que podamos adoptar como propios a la hora de actuar en twitter? Esas fueron las preguntas que discutimos en clase de periodismo en la Universidad Iberoamericana. La discusión no fue sencilla. Primero, porque había que distinguir entre etiqueta y ética. Hay reglas deseables pero que no son dilemas éticos.

También fue difícil encontrar límites. Si bien la mayoría estuvimos de acuerdo en que las agresiones personales son indeseables y que el discurso de odio no aporta nada, también coincidimos en que es difícil trazar los límites sin afectar la libertad de expresión. Tema particularmente complicado cuando se trata del trolleo. Hasta dónde una crítica es válida, hasta dónde no. Por eso no escribimos algo al respecto.

Sabemos que son sólo algunos puntos, que no todos tienen que estar de acuerdo y que al final cada quien sabrá qué hace con la información, si la hace suya o si la ignora. En cualquier caso estamos de acuerdo en que no se trata de imponer sanciones sino de provocar la reflexión sobre nuestra conducta y la forma en que nos relacionamos en Twitter. Sin más rollo, acá los puntos:

5 puntos (y un pilón)

1. Eres responsable de lo que tuiteas, retuiteas y de los retuits que reciba la información que tú publicas.
2. Si vas a proporcionar información de interés público comparte tu fuente. (Si no lo haces, explica tus razones)
3. No olvides dar el crédito correspondientes a los RT. (No se vale hacerlos pasar como propios)
4. La suplantación de identidad es una falta grave.
5. Si vas a hablar de otra persona que tiene cuenta en twitter, inclúyelo para que pueda participar en la conversación.
6. No se debe tuitear los que se recibe por DM.

¡Bienvenido el debate!

6 comentarios:

Alejandro Halley dijo...

Es curioso que pongas este tema, hace una seman hubo un problema en mi circulo de amigos por que uno decidio poner algunas criticas y medio chismes en su twitter sobre varios integrantes del grupo, el problema fue que uno se molesto y le enseño todos los twetts a los que no tenia cuenta o bien no saguian a este sujeto, el que escribio las crtiticas se molesto por este acto acusandolo de que habia violado su privasidad y lo tacho de chismoso, mi punto es: es valido que se queje de invadir su privasidad cuando lo pones en una red social abierta a todo el mundo?
o decirle chismoso cuando el hablo mal de mucha gente?

Edgar D. Heredia Sánchez dijo...

El fenónemo de Twitter revela por un lado la ventana que es esa microred social para interactuar e intercambiar opiniones, buscar y obtener ayuda de cualquier tipo, así mismo, no hay que perder de vista que twitter es una tribuna de manifestación, donde los sujetos lo que buscan es extereorizar pareceres, opiniones, enojos, chistes, gustos, reproches y otra serie de emociones y razones. Em ese sentido habrá que diferenciar claramente los alcances de una ética twittera, la que se enfocaría más bien al uso de la red social como una caja de resonancia y difusión de información que compete a nuestras dinámicas sociales, donde el emisor debe responsabilizarse de sus dichos y opiniones y por el otro del cariz de interrelación que supone el compartir pláticas amenas y charlas y hasta discusiones con otros usuarios, dinámica que asemeja más a la charla y diferencias que uno puede tener con nuestro compañero físico de trabajo, nuestro amigo o nuestros familiares, donde es más elástico o informal el asunto y donde esta serie de mensajes sólo debe cuidarse que uno no se arrepienta de criticar o alabar a un usuario compañero con el que si hay una interacción física y que puede dar a futuras lamentaciones.

Twitter está creciendo y si bien se debe cuidar cada vez más lo que uno difunde, no hay que perder de vista que en un país con serios problemas de acceso a la tecnología y donde twitter es un microcosmos, in crescendo, no debe sobredimensionarse su importancia como fenómeno del momento, la articulación de una ética tiene que ver con respetar, tolerar y defender el derecho a la expresión.

Jesús Ortega dijo...

Me parece super ocioso tratar de ponerle reglas, principios, etc, a Twitter y más dedicarle una clase en la Universidad.

Eso es igual de productivo que pensar en la inmortalidad del cangrejo.

Además tales principios que planteas son principios éticos para cualquier tema en nuestra vida real.

Si tu sigues en Twitter a periodistas reconocidos es más probable que lo que digan es cierto. Cada quién forma en cierta medida coherencia en su timeline.

Si alguien desconocido te cuenta un chisme por teléfono le vas a creer?

Tampoco puedes educar a nadie por twitter, cada quién es libre de escribir y decir lo que quiera, cada quién es libre de creerle o no.

Edgar D. Heredia Sánchez dijo...

Interesante el fenómeno alejandro y redimensiona el concpeto de lo público y privado, en una red social a la cual mucha gente tiene acceso y crees que la masa te da el plus de pasar desapercibido, resulta al revés, subir información a una red pública te desnuda y te exhibe y por lo tanto debes ser responsable de lo que publicitas, si no quieres que los demás se enteren, no lo publiques y guardatelo, ahora creo que no debe hacerse una tormenta en un vaso de agua uno tiene derecho a manifestar sus diferencias y ello no obliga a uno a confrontarlas y presentarlas simplemente las exterioriza no se las guarda, pero al no guardarlas te expones a que sean exhibidas como sucedió en el caso que planteas, se debe calcular bien lo que se escribe y asumir la consecuencia de ello, cada quien guarda esqueletos, el punto es que asomarlos es el riesgo de que salgan a mostrarse y te pinten de cuerpo entero y sin embargo ello ni te hace mejor o peor persona, sino presenta los matices consustanciales a la condición humana....

MaxF dijo...

Soy partidaria de que cada quien haga de su Twitter lo que quiera, pero estoy de a cuerdo en que hay ciertas normas no escritas pero sobre entendidas, como las que enlistas. A mi algo que me molesta de las personas con candadito en sus TL es que hablen mal de uno, a mi me pasó y fue por una persona que seguía a este tipo que me informó. A fin de cuentas no me estaba difamando ni nada, era pura mala leche y pues lo paso por alto, pero creo que en el caso de difamaciones por ejemplo, ¿ahí qué hace uno? Pos es a lo que nos exponemos con esto de las redes

Raisa Urribarrí dijo...

Hola, Mario. Por favor, ¿podrías abundar en este ítem del punto 1?

"...de los retuits que reciba la información que tú publicas".