jueves, noviembre 10, 2005

López Obrador y su discurso anti PRI

López Obrador está jugando con fuego. Para todos es conocida su imagen como la encarnación de la antítesis del PRI. En sus giras, a lo largo de todo el país, AMLO asegura que lo que estará en juego en el 2006 será el futuro de la Nación que deberá optar por una de dos visiones: la del PRI-AN, que favorece a las elites, y la que él representa.

En la construcción de su imagen, López Obrador ha logrado borrar su pasado como presidente del PRI en Tabasco, y tampoco parece importar que varios de sus colaboradores más cercanos – como Ricardo Monreal, Manuel Camacho o Socorro Díaz - se hicieran políticamente en ese partido, y en especial en algunos casos, durante el salinismo.

Pero todo eso puede cambiar, si de pronto sus simpatizantes se dan cuenta de que el discurso de AMLO está lejos de ser congruente con su estrategia política. Tan sólo en esta semana se han presentados dos gestos muy reveladores. En Jalisco, luego de 35 años de militancia tricolor se produjo la renuncia de Enrique Ibarra al PRI, luego de que el PRD le ofreciera ser senador plurinominal por ese partido.

Ibarra, según algunos medios locales, se fue al “nuevo PRI” – como llamó el mexicanólogo George Grayson al PRD- luego de en el PRI no le dieran, durante los últimos meses, las posiciones que esperaba, entre otras, la dirigencia del partido tricolor.

Pero no es este el único caso, pues apenas hace unos días se dio en Coahuila una reunión entre Manuel Camacho Solis – uno de los operadores estrella de AMLO – y Raúl Sifuentes, el ex Secretario de Gobierno de Enrique Martínez, frustrado aspirante a la gubernatura que ahora está buscando un espacio en el Senado, por el PRI, o por lo visto, por el PRD si es que le cierran la puerta en su partido.

Yo no creo que el militar en el PRI descalifique a nadie, tampoco considero – como escribió hace unos días Miguel Angel Granados Chapa en Reforma – que con renunciar a ese partido se “limpien” todas las culpas que después descubren ya en la oposición; pero lo que sí me parece digno de atención es la incongruencia en el discurso de campaña de López Obrador. Es cierto que Andrés Manuel se cuida de no aparece en la foto con los priístas, pero aún así, tarde temprano, y si sus adversarios lo saben aprovechar, esta dinámica de "atrapa-votos" se le puede revertir.

1 comentario:

Mario Campos Cortés dijo...

Me mandaron, luego de que publiqué el comentario, nuevos datos.
En San Luis Posotí, esta misma semana, se formó la Red Príista de 500 integrantes del magisterio potosino, militantes del PRI y ex coordinadores de campaña del ex precandidato Arturo Montiel, en apoyo a López Obrador. SLP - según los medios locales - es la primera entidad donde militantes del tricolor dan este paso, y ante esto Manuel Camacho, coordinador nacional de las redes ciudadanas del tabasqueño, comentó que no descarta que otras sigan el mismo ejemplo.
En el acto de cambio de camiseta también estuvo presente Pedro Cadena, secretario de Comunicaciones y Transportes durante la gubernatura de Fernando Silva Nieto. Como se ve, puros priístas "de las bases" como los que ha convocado AMLO en sus discursos.