lunes, septiembre 25, 2006

Una mirada a la otra agenda

(Artículo publicado en Excélsior el 23 de septiembre)
Encerrados en la viciada atmósfera de nuestra vida política, los observadores sociales solemos perdernos en los mismos temas y actores sin mirar más allá. Por fortuna, la sociedad y la tecnología se mueven a otro ritmo, y mientras los políticos y los analistas nos mantenemos enfocados en los mismos referentes, hay grandes transformaciones en marcha. En particular en el campo de la comunicación, que sigue siendo el gran motor de cambio en la sociedad.

Empecemos por mirar la constante ruptura del monopolio mediático. Si desde 1993 internet permitió que arrancara el proceso al iniciar su crecimiento exponencial, apenas hoy, trece años después, estamos llegando a un punto de madurez. La prueba es que cada vez son más los actores que se convierten en sus propios emisores de contenido al margen de los medios de comunicación tradicionales.

El fenómeno crece cada día y atiende a los campos más diversos. Ahí está, por ejemplo, el blog de Paulo Coehlo, (http://es.paulocoelhoblog.com/) el popular escritor que ahora no sólo publica reflexiones sino que ha anunciado que abrirá a sus lectores ocho capítulos de su próxima novela - la cuarta parte del total de la obra - acción que estará acompañada por comentarios y debates con los lectores que compren y revisen completo el libro.

El fenómeno se presenta como una especie de prueba que eventualmente permitiría combatir a la piratería, al establecer una relación más cercana con el escritor. El gesto de reducir las barreras se extiende a otros campos como el de la política. Para los interesados, ahí está a su disposición el sitio
www.clintonglobalinitiative.org, en el que pueden escuchar y ver todas las exposiciones y discusiones que se presentaron esta semana durante el foro convocado por la fundación del ex Presidente norteamericano Bill Clinton, en el que figuras de primer nivel debatieron sobre el cambio climático, el combate a la pobreza y la resolución de conflictos por razones étnicas o religiosas.

Gracias a la tecnología y a la visión de los organizadores, este tipo de encuentros dejan de ser privilegio de unos cuantos para convertirse en verdaderos bienes públicos al alcance de todo aquel que tenga acceso a una computadora conectada a internet.

La transformación es en serio y para quienes consideran que nuestro país está apenas en pañales, aquí están dos botones de muestra. Por primera vez, son mayoría en México los usuarios que tienen acceso a la red mediante banda ancha, lo que significa que el 62 por ciento de los usuarios tienen la posibilidad de consumir audios y videos con facilidad. Pero si eso está ocurriendo en el campo de los consumidores, véase lo que acaba de pasar en el ámbito de los generadores de contenido, en donde se descubrió que un grupo de sicarios utilizaba los comentarios en un blog para anunciar sus próximas ejecuciones.

Los integrantes de las bandas incluso aprovechaban los foros en internet para enviarse mensajes entre ellos y hacia las autoridades. (El Universal, 21/09) Naturalmente, no se trata de una buena noticia pero tampoco debe sorprendernos que incluso esos actores estén haciendo uso de los recursos que permite la nueva tecnología.

Lo sorpresivo, en todo caso, es ver lo lento que otros actores reaccionan ante estas tendencias, aunque es cierto que muchos de los medios mexicanos están avanzando de manera notable. Gradualmente, son cada vez más los sitios que incorporan recursos multimedia a sus contendidos.

Si bien ha sido lento el arranque, también ya podemos ver a personajes como Olallo Rubio - colaborador de este diario - que mantiene un programa de “radio” que puede ser escuchado en línea o bajado de internet (
www.rockandroll.com.mx/programas/olallo/) , así como el noticiero en inglés de Ana María Salazar, Living in México, que puede ser escuchado en cualquier momento en la página de Imagen (www.imagen.com.mx)

Como suele ocurrir en otros temas, los políticos siguen siendo los más atrasados en el uso de estas herramientas. No obstante, es necesario dar honor a quien honor merece, y por eso debo reconocer a un sector de los simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador que a lo largo de la campaña e incluso durante el conflicto postelectoral han demostrado que saben cómo usar estos recursos. En ocasiones, subiendo a la red videos con sus mensajes, otras, abriendo blogs para compartir información y organizar sus protestas.

Visto desde esta perspectiva, el conflicto ha servido para ampliar – aunque siga siendo de manera marginal – el catálogo de recursos con los que cuenta la comunicación política en México, ya de por si incrementado con el desfile de videos manipulados en contra del ex Jefe de Gobierno, que aparecieron en el ciberespacio durante el largo proceso electoral.

Mientras nuestro sistema político se mantiene sin poder desahogar los problemas – Oaxaca, Kamel Nacif, etc – el país y el mundo siguen avanzado. Descubrir cómo podemos sacar provecho de estas nuevas circunstancias es nuestra tarea.

macampos@enteratehoy.com.mx

3 comentarios:

Øttinger dijo...

En México, como en España, se necesita una revolución global de estas nuevas herramientas que ascienda hacia el poder. Sólo así se hará su uso extensivo a la política y se tomará en consideración.

Armando Rocha dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Armando Rocha dijo...

Mario, una pregunta. Por qué si escribes el link para conocer el trabajo de Olallo, colaborador del diario donde participas; por qué si compartes la dirección electrónica del Grupo Imagen, donde también colaboras, para conocer el programa de Ana María Salazar; por qué no proporcionas el link para que se conozca lo que los seguidores de AMLO hicieron antes (desde el desafuero de López Obrador), durante y después de la campaña electoral. No respaldo a AMLO. Me parece que tu omisión no la merecemos tus lectores.