lunes, noviembre 24, 2008

Hacia el 2009. PRI: 41% PAN: 36% PRD: 19%

A partir de este post iniciamos el seguimiento de las notas relacionadas con el proceso electoral del 2009 en el que una nueva Cámara de Diputados y seis gobernadores serán algunas de las piezas más atractivas que tendremos que elegir . Por lo pronto, y como para abrir boca, aquí les dejo la más reciente encuesta de Buendía & Laredo que hoy publica El Universal en su primera plana.

Destaca que en el último mes el PAN habría avanzado dos puntos (de 34 a 36%) mientras que el PRI habría perdido tres para pasar de 44 a 41%, con un PRD constante en los 19 puntos de intención de voto.

La encuesta me parece una buena noticia para panistas y perredistas. En buena medida, porque está claro que ninguno de esos dos partidos pasa por uno de sus mejores momentos; y si el PAN está a sólo cinco puntos, no le resulta tan malo pues confirmaría que su piso es alto; del mismo modo, es obvio que los perredistas están divididos y que no han mostrado su mejor rostro en meses. Si aún así, su piso es de 20%, entonces no están tan mal. (Claro que si alguien creyó que el resultado perredista del 2006 era por el voto duro del PRD, lamento decepcionarlo).

Sobre esta base es que probablemente veremos a un PRD partido en dos estrategias, la de AMLO que insiste en gobernar desde las calles con una fórmula elemental pero interesante: primero elige una causa simple (como frenar los aumentos en las gasolinas), segundo, articula un discurso que genere adhesiones más allá de sus simpatizantes; tercero, organiza y moviliza para presionar; cuarto, si tiene éxito lo reivindica como una victoria del grupo que encabeza y genera incentivos para continuar; si no funciona, mantiene una bandera de campaña.

Por otra parte, Nueva Izquierda se distanciará con una apuesta por venderse como el partido moderado. Como ejemplo reciente ahí están las palabras de Carlos Navarrete celebrando la pertinencia de la operación limpieza en el gobierno federal. El PRI, en tanto, seguirá en su discurso del partido que da gobernabilidad y rumbo al país, como muestra el discurso de Beltrones haciendo un llamado a un pacto nacional para detonar el crecimiento económico.

Finalmente, la pregunta que sigue en el aire es qué venderá el PAN. ¿La elección como referendum sobre la guerra al narco?, ¿apoyo para seguir con las reformas, por lo demás intangibles para la mayoría de la población? Ya conoceremos la respuesta, por lo pronto, quizá veamos algunos cambios en el CEN panista que muestren que la decisión de competir en la elección va en serio. Seguiremos comentando.

2 comentarios:

Edgar D. Heredia dijo...

Rumbo al 2009

Ya inició el calendario escolar, las encuestas sobre la aceptación de los partidos empiezan a aparecer en los medios de comunicación, por lo cual creo es pertinente establecer un piso mínimo del cual partir, el primero es que son elecciones intermedias, es decir, no se ponen en juego puestos de elección popular que despierten un gran interés en la sociedad, de tal modo que más allá de pronósticos sobre el número de curules al que pueden aspirar los grupos políticos, parecerá una suerte de adivinos más que de analistas políticos, en primer lugar ya que al haber pasado elproceso estadounidense de elección, donde los ejercicios demoscópicos y las bases metadológicas guardan una tradición y una historicidad absolutamente registrable en México se carecen de dichos instrumentos y de la existencia de institutos o centros de investigación que permitan esbozar y analizar el comportamiento del electorado, es cierto que los sistemas electorales son diferentes, pero la carencia de herramientas también es innegable, a lo más que llegamos es a cuadernos metodológicos, que promueve el IFE, para que las compañías encuestadoras definan y hagan públicas sus metodologías de mensurabilidad.

Asimismo, hay que considerar que los baremos de comparación deben ser 2003 y 1997, es decir procesos electorales que guarden similitud de condiciones, de tal modo que los procesos de renovación de la titularidad del poder ejecutivo contaminan o distorsionan decisivamente los elementos comparativos, amén de que el flujo ciudadano cae notablemente.

Los pisos de medición deben de asomarse considerandos los históricos de cada uno de los institutos políticos, de tal modo que, los escenarios y coyunturas actuales poco pueden servir de parámetros electorales hacia el 2012, habrá que recordar que hacia 2003, se decía que Fox había sido el primer presidente en sacar al PRI de los Pinos, pero iba ser el primero en regresarlo, hoy las opiniones y lugares comunes parecen repetirse, de hecho haciendo memoria Felipe Calderón estaba terminando su gestión como líder de los diputados y se incorporaba al gabinete ampliado, titularf de Banobras, más como un esfuerzo de Fox por "empanizar" su administración que por un genuino reconocimiento de las capacidades gerenciales del hoy mandatario, de hecho éste ni siquiera era visto como un contendiente serio.

Un rápido resumen, nos dice que hoy el PRI se asoma como un partido a vencer, ello porque el PRI, se ha conformado más como un partido político de enorme músculo electoral local, donde los gobernadores actúan más como virreyes y hacen un uso discrecional de los recursos y controlan a placer los institutos electorales locales, el PAN enfrentará 8 años de desgaste del ejercicio del poder, 8 años de yerros e ineficiencias, donde lo más grave aún es la incomprensión de que el ejercicio del poder trae consecuencias y responsabilidades, las cuales en un ánimo electoral no han querido ser asumidas a plenitud por el partido en el poder, lo cual profundiza aún más el descontento y decepción sobre está administración panista. Mientras tanto por el PRD, se dibuja más que una suerte de doble estrategia, como tu mencionas, una suerte de regresar a sus niveles históricos de votación, es decir a sus militantes y simpatizantes, lo cual pudee analizarse bajo dos ópticas, la catastrofista, donde se evaluara el desempeño del partido de 2006 a la fecha y se observará el derrumbe que entre los ciudadanos provocó la imagen de este instituto debido en gran parte a las marchas, bloqueos y violencia manifiesta, imágenes con las cuales se ha casado a este partido. La otra visión que atravesará el PRD, será la de observar que su desplome no es considerable, ya que al ser elecciones intermedias, quienes terminarán yendo a las urnas son los votantes cautivos y que muy difícilmente cambiaran sus elecciones, lo cual también entraña un elemento falaz, hacer creer al PRD que a pesar de su conducta en los últimos tres años, mantiene un piso del cual no se mueve, entre 16% y 18%, y este reflejo puede hacer creer a los dirigentes de este partido que la confrontación y la estrategia empleada desde la noche del 2 de julio a la fecha no ha sido del todo mal negocio electoral, sin considerar de nueva cuenta, que quienes van a votar en este proceso en su mayoría son los militantes y simpatizantes, lo cual puede ser aún más perjudicial rumbo al escenario 2012.

Finalmente creo que más allá de diagnósticos y proyecciones electorales, la gran incógnita será , ¿cuál va ser el nivel de votación o abstención entre los ciudadanos? el año 2006 fue desgastante, la confrontación y clima de tensión y animadversión no se han diluido del todo, las marchas, bloqueos, confrontaciones y luchas de intereses, la mala imagen de los diputados y políticos, quienes se han asumido más como renteros electorlaes más que como políticos, ya que lo que domeña en su imaginario y escenarios de triunfo es cuántos votos van a obtener por tal o cual decisión o indecisión, han hecho mella en los ciudadanos así que con altas expectativas de un alto nivel de abstencionismo, lo sorprendente será que se registren niveles de votación superiores al 50%.

Lo interesante será saber qué harán los partidos y los políticos para resarcir los daños ocasionados en los estilos propagandísticos que se han impuesto de 2006 a la fecha, así como cuál será el desempeño que las autoridades electorales y los mismos candidatos desplegarán en un nuevo marco jurídico, el cual es reestrictivo de la libertad de expresión ya no digamos de la sociedad que ha sido callada, sino de los mismos políticos que han sido acotados y sometidos a un censor, una moderna Inquisión.

Ontobelli کτγℓع dijo...

El mismo cuento engañabobos de siempre. Los encuestologos y analistas se pasaron la primera mitad del sexenio de Fox anunciando el regreso del PRI y la segunda lamiéndole las patas al peje -salvo unas pocas excepciones-, porque ya lo veían despachar desde Palacio Nacional.

Esas encuestas no reflejan la realidad:

1) La ciudadanía está harta de esos partidos y de nueva cuenta la ABSTENCIÓN GANARÁ el mayor porcentaje.

2) Ninguno de esos partidos representa una opción a la corrupción e ineptitud imperante.

NO SE NOS HA OLVIDO EL ATENTADO CONTRA EL IFE Y ESO SE LO VAMOS A COBRAR EN LAS URNAS A LOS PARTIDOS