sábado, noviembre 22, 2008

La mirada (¿falsa?) del crimen organizado: la entrevista a Marcola

Esta es la historia de una entrevista impresionante...pero falsa. El texto llegó a mis manos hace unos meses por una amiga y desde la primera lectura me pareció impactante, tanto que la compartí con mis alumnos de Periodismo y Comunicación Institucional. En ambos casos la respuesta fue la misma: "por favor, mándamela a mi correo". Incluso, varios la llevaron a otras clases y en todas generaba efectos similares. Aquí el texto y les sigo platicando después de que lean la conversación.

El hombre invisible y la conciencia oculta de Brasil

Por Ozorio Fonseca

¿Usted es del PCC? (Primer Comando de la Capital)

- Más que eso, yo soy una señal de estos tiempos. Yo era pobre e invisible. Ustedes nunca me miraron durante décadas y antiguamente era fácil resolver el problema de la miseria. El diagnostico era obvio: Migración rural, desnivel de renta, pocas villas miseria, discretas periferias; la solución nunca aparecía... ¿Qué hicieron? Nada.

¿El Gobierno Federal alguna vez reservó algún presupuesto para nosotros? Nosotros sólo éramos noticia en los derrumbes de las fabelas de los cerros o en la música romántica sobre ’la belleza de esas montañas al amanecer’, esas cosas... Ahora estamos ricos con la multinacional de la droga. Y ustedes se están muriendo de miedo. Nosotros somos el inicio tardío de vuestra conciencia social ¿Vio? Yo soy culto. Leo al Dante en la prisión.

- Pero la solución sería...

- ¿Solución? No hay solución, hermano. La propia idea de ’solución’ ya es un error. ¿Ya vio el tamaño de las 560 villas miseria de Río? ¿Ya anduvo en helicóptero por sobre la periferia de San Pablo? ¿Solución, cómo? Sólo la habría con muchos millones de dólares gastados organizadamente, con un gobernante de alto nivel, una inmensa voluntad política, crecimiento económico, revolución en la educación, urbanización general y todo tendría que ser bajo la batuta casi de una ’tiranía esclarecida’ que saltase por sobre la parálisis burocrática secular, que pasase por encima del Legislativo cómplice.

¿O usted cree que los chupasangres no van a actuar? Si se descuida van a robar hasta al PCC. Tendría que haber una reforma radical del proceso penal del país, tendría que haber comunicaciones e inteligencia entre policías municipales, provinciales y federales (nosotros hacemos hasta conference calls entre presidiarios...) Y todo eso costaría billones de dólares e implicaría una mudanza psicosocial profunda en la estructura política del país. O sea: es imposible. No hay solución.

- ¿Usted no tiene miedo a morir?

- Ustedes son los que tienen miedo a morir, yo no. Mejor dicho, aquí en la cárcel ustedes no pueden entrar y matarme, pero yo puedo mandar matarlos a ustedes allí afuera. Nosotros somos hombres-bombas. En las villas miseria hay cien mil hombres-bombas. Estamos en el centro de lo insoluble mismo. Ustedes en el bien y el mal y, en medio, la frontera de la muerte, la única frontera. Ya somos una nueva ’especie’, ya somos otros bichos, diferentes a ustedes. La muerte para ustedes es un drama cristiano en una cama, por un ataque al corazón. La muerte para nosotros es la comida diaria, tirados en una fosa común. ¿Ustedes intelectuales no hablan de lucha de clases, de ser marginal, ser héroe? Entonces ¡llegamos nosotros! ¡Ja, ja, ja...!

Yo leo mucho; leí 3.000 libros y leo al Dante, pero mis soldados son extrañas anomalías del desarrollo torcido de este país. No hay más proletarios, o infelices, o explotados. Hay una tercera cosa creciendo allí afuera, cultivada en el barro, educándose en el más absoluto analfabetismo, diplomándose en las cárceles, como un monstruo Alien escondido en los rincones de la ciudad. Ya surgió un nuevo lenguaje. ¿Ustedes no escuchan las grabaciones hechas ’con autorización’ de la justicia? Es eso. Es otra lengua. Está delante de una especie de post miseria. Eso. La post miseria genera una nueva cultura asesina, ayudada por la tecnología, satélites, celulares, Internet, armas modernas. Es la mierda con chips, con megabytes. Mis comandados son una mutación de la especie social. Son hongos de un gran error sucio.

- ¿Qué cambió en las periferias?

- Plata. Nosotros ahora tenemos. ¿Usted cree que quien tiene 40 millones de dólares como Beira Mar no manda? Con 40 millones de dólares la prisión es un hotel, un escritorio... ¿Cuál es la policía que va a quemar esa mina de oro, entiende? Nosotros somos una empresa moderna, rica. Si el funcionario vacila, es despedido y ’colocado en el microondas’. Ustedes son el estado quebrado, dominado por incompetentes. Nosotros tenemos métodos ágiles de gestión. Ustedes son lentos, burocráticos. Nosotros luchamos en terreno propio. Ustedes, en tierra extraña. Nosotros no tememos a la muerte. Ustedes mueren de miedo. Nosotros estamos bien armados. Ustedes tienen calibre 38.

Nosotros estamos en el ataque. Ustedes en la defensa. Ustedes tienen la manía del humanismo. Nosotros somos crueles, sin piedad. Ustedes nos transformaron en ’super stars’ del crimen. Nosotros los tenemos de payasos. Nosotros somos ayudados por la población de las villas miseria, por miedo o por amor. Ustedes son odiados. Ustedes son regionales, provincianos. Nuestras armas y productos vienen de afuera, somos ’globales’. Nosotros no nos olvidamos de ustedes, son nuestros ’clientes’. Ustedes nos olvidan cuando pasa el susto de la violencia que provocamos.

- ¿Pero, qué debemos hacer?

- Les voy a dar una idea, aunque sea en contra de mí. ¡Agarren a ’los barones del polvo’ (cocaína)! Hay diputados, senadores, hay generales, hay hasta ex presidentes del Paraguay en el medio de la cocaína y de las armas. ¿Pero, quién va a hacer eso? ¿El ejército? ¿Con qué plata? No tienen dinero ni para comida de los reclutas. El país está quebrado, sustentando un estado muerto con intereses del 20 % al año, y Lula todavía aumenta los gastos públicos, empleando 40 mil sinvergüenzas.

¿El ejército irá a luchar contra el PCC? Estoy leyendo Klausewitz, ’Sobre la Guerra’. No hay perspectiva de éxito. Nosotros somos hormigas devoradoras, escondidas en los rincones. Tenemos hasta misiles anti-tanque. Si embroman, van a salir unos Stinger. Para acabar con nosotros... solamente con una bomba atómica en las villas miseria. ¿Ya pensó en eso? ¿Ipanema radiactiva?

- Pero... ¿No habrá una solución?

- Ustedes sólo pueden llegar a algún éxito si desisten de defender la ’normalidad’. No hay más normalidad. Ustedes precisan hacer una autocrítica de su propia incompetencia. Pero ser francos, en serio, en la moral. Estamos todos en el centro de lo insoluble. Sólo que nosotros vivimos de él y ustedes no tienen salida.

Sólo la mierda. Y nosotros ya trabajamos dentro de ella. Entiéndame, hermano, no hay solución. ¿Saben por qué? Porque ustedes no entienden ni la extensión del problema. Como escribió el divino Dante: ’Pierdan todas las esperanzas. Estamos todos en el infierno’.

O Globo / La Haine.

Impactado por el contenido y con ganas de saber más del tema me puse a buscar en internet y así me encontré con que el texto es falso, o para ser precisos, apócrifo. De acuerdo a diversos sitios "la entrevista" es en realidad un ejercicio de imaginación de un periodista y cineasta brasileño llamado Arnaldo Jabor, quien de acuerdo a estas versiones habría escrito una entrevista imaginaria pero verosimil con "Marcola", el líder de una banda del crimen organizado en Brasil. (Esta persona sí existe, no así la supuesta publicación original que por más que la busqué en la página del diario brasileño, nunca apareció)

En todo caso el resultado es muy interesante porque genera varios efectos. Primero, y el más obvio, confirma la posibilidad del triunfo de lo falso y lo aprócrifo en internet sin que existan muchos mecanismos para controlar el fenómeno. Pero en un segundo plano, sin duda más interesante, genera la posibilidad de ver (o al menos eso cree el lector) la realidad y el problema de la inseguridad desde la perspectiva del delincuente. Desde esa lógica el mensaje es demoledor porque al mismo tiempo que remite a las causas sociales, políticas y económicas, también confirma la fragilidad del estado y de los ciudadanos frente al poder -la estructura, la lógica y la dinámica - de esos grupos.

Finalmente, en un tercer plano, una vez que se sabe que el texto es inventado, también lleva a la reflexión porque nos obliga a pensar en el valor del emisor en relación a lo que se dice. Dicho de otro modo, si yo o cualquier otro analistas, si un político o cualquier autoridad, dijera lo mismo que el supuesto pandillero,en realidad no calaría el mensaje. Aunque lo dicho fuera igual de cierto, igual de crudo.

El mensaje duele y genera miedo por quién (creemos que) lo dice, y eso, habla de nosotros y de la manera en que ya no escuchamos las denuncias hasta que sentimos que adquiere una dimensión más real. En fin, aquí la liga a lo que creo, después de haber explorado un rato por la red, es la mejor explicación de lo que hay detrás de esta historia así como la referencia un caso más de ficción, aunque en este caso abiertamente falso, que muestra cómo el sólo imaginar realidades paralelas puede ser una buena provocación para cambiar ésta, en la que pasan nuestros días.

1 comentario:

Edgar D. Heredia dijo...

La red y la información.

El internet ha impactado definitivamente las tradicionales fuentes de información, la ha modificado y cuando no desplazado, la imperiosa necesidad de contar con información fresca se ha hecho una obsesión entre los tomadores de decisión, contar con la mayor capacidad de elementos que le permitan calcular los costos y beneficios de aquello que emprende, asimismo, el internet ha dado lugar a un sin fin de fenómenos mediáticos, los famosos spam, donde se propaga una gran cantidad de cuentos que le han sucedido al amigo de mi amigo y demás, de hecho esta clase de acontecimientos se han expandido al youtube, donde los videos pretenden ofrecer las evidencias necesarias para convencer al auditorio de los incomensurables peligros y riesgos existentes y de los cuales el común de la gente nunca está enterado.

Lo peculiar del asunto es que esta entrevista, recurre a una realidad sobre la desesperanza, el abandono institucional y la falta de sensibilidad sobre los grupos marginados, la crudeza de las palabras y la solidez de los argumentos que se vierten pueden ser rebatidos, de eso no duda, pero no de su origen, es decir la legitimidad de los mismos descansa en que el estado no ha podido atender a cabalidad sus compromisos sociales, sobre las rutas por las cuales han optado estos desafortunados puede cuestionarse, pero no así aquello que le ha dado lugar, hoy al leer estas líneas virtuales, en toda la extensión del concepto, nos enfrentamos a un ciberperiodismo virtual o a una extensión literaria vía la red?