viernes, junio 19, 2009

Del ridículo, los medios y las redes sociales (O cómo no ponerse un tapabocas)

¿Quién puede convertirse en la próxima víctima de los medios? Cualquiera, absolutamente cualquiera. La prueba más reciente es el siguiente video:




El hombre, según cuenta el blogger colombiano Manuel Carreño, es ya el objeto de grupos en Facebook y campañas en Twitter, todo un fenómeno.

Para no quedarnos únicamente en las risas (que vaya que provoca), les dejo dos párrafos de Carreño publicados en su blog Popcultura del diario El TIEMPO:

"Creo que ese video muestra 2 cosas claras: la primera es el perfecto reflejo de la forma tan vacía, banal e irresponsable como nuestros medios han abordado la famosa gripa, llenándonos de miedo, y sabiendo que entre mas nos tengan pensando que estamos a las puertas del Apocalipsis, mas audiencia generaran explicándonos como evitarlo."

"Y la segunda es lo implacable que nos hemos vuelto como sociedad, a la hora de juzgar. Debido a los avances tecnológicos, tenemos la oportunidad de mirar todo lo que pasa en el mundo, y decidir de manera muy dura que está bien y que está mal. Esta sociedad "panóptica" esta muy preocupada de castigar a los que menos se lo merecen y por las razones incorrectas. Somos un país tan sumido en seguir ciertas reglas, en lo políticamente correcto, en lo que está "bien", que somos implacables con aquel que no siga estos parámetros, así sea por una cuestión de segundos. Mientras tanto aquellos a los que deberíamos estar siguiendo de verdad, pasan desapercibidos, con la fría complicidad de los medios."

Poco que agregar. Saludos a todos y feliz viernes.

3 comentarios:

Edgar D. Heredia Sánchez dijo...

En su momento fue la roqueseñal, la britney señal y demás momentos que vía la fotografía quedaban plasmados en el imaginario y rendían testimonio de la fama que nunca desea tener uno, hoy día con internet, Édgar el niño de Monterrey, Susan Boyle y demás personas comunes y corrientes tiene ya no 15, sino sus tres minutos de fama, la vorágine social hace aún más efímera los momentos de reconocimiento público sobre la ciudadanos promedio. La sociedad como ente fagocítico, reclama nuevos e inmediatos momentos y personajes a los cuales degustar, digerir y expulsar.

Rubensinsky Trinsky dijo...

Al final del día, la difusión de este video no deja de ser un elemento cómico para salir de la rutina y el estrés (o el ocio) que diariamente vivimos; coincido en lo sanguinarios que somos como sociedad ontra aquellos que no alcanzan a entrar en la norma y nuestra naturaleza así nos lleva a actuar... Quisiera haber podido leer la mente del reportero mientras entrevistaba a este hombre al ver el ridículo que hacía en televisión local (el pobre fue condenado a la exhibición mundial gracias a internet).

Por regla cre que los reporteros de calle deberían hablar previamente con sus entrevistados, especialmente cuando "pondrán ejemplo" a los televidentes. Ya ntes hemos visto una sarta de idioteces en este tipo de intervenciones, mismas que se han choteado en programas cómicos.

No olvidemos que los medios son el reflejo de la sociedad...

Aleks dijo...

Me quedo con los dos párrafos del blog de Popcultura. Certeros.